Decálogo de la buena niñera

 

1. Cuidar en todo momento la integridad y la seguridad física y psicológica del niño.
2. Realizar actividades que favorezcan su desarrollo integral utilizando los materiales y juguetes existentes en el hogar.
3. Realizar actividades que promuevan los hábitos de higiene, ropa limpia, baño, cepillo de dientes, lavado de manos antes de comer y después de jugar etc.
4. Alimentar al niño según los horarios establecidos por los padres.
5. Preocuparse del orden y la limpieza del dormitorio del niño realizando actividades que ayuden a establecer estos hábitos.
6. Llevar (si lo padres lo solicitan y te lo proporcionan) un cuaderno de registro de actividades diarias, de manera que los padres puedan leerlo al final del día y saber qué actividades han realizado anotando también hechos relevantes tales como, deposiciones anormales, inapetencia, fiebre o cualquier conducta atípica en el niño que pueda servir como referencia en caso de enfermedad posterior. Si tiene algún hematoma (moratón) registrar el origen del mismo si lo sabe y la ubicación de este en el cuerpo.
7. Extremar el aseo personal en caso de tener congestión nasal y lavarse las manos con abundante agua y jabón después de sonarse. Así como evitar estornudar sobre los niños, teniendo siempre a mano pañuelos desechables que se cambiarán regularmente.
8. Llegar puntualmente a su lugar de trabajo y en caso de retraso debido a un problema personal o a causas ajenas a su voluntad deberá avisar telefónicamente.
9. No fumar en ningún caso durante las horas de trabajo.
10. Usar el teléfono del domicilio sólo para llamadas relacionadas con el niño y sus padres. Las llamadas personales serán autorizadas sólo en caso de emergencia. Podrá contestar llamadas en su teléfono personal siempre que esto no interfiera con su labor ni descuide a los niños a cargo.