Niñeras y cuidadoras infantiles

Nuestros diferentes tipos de niñeras

 

Niñeras

Nuestras niñeras están formadas en alguna de las siguientes materias: Educación, Enfermería, Psicopedagogía, Psicología, Técnicas o Auxiliares de Jardín de Infancia. Contamos con licenciadas y estudiantes de tercer año en adelante de estas carreras o que posean formación específica en cuidado infantil.
Las niñeras que seleccionamos han de tener necesariamente un perfil con una clara orientación hacia el cuidado y ser estables emocionalmente, por lo que evaluamos estos aspectos mediante pruebas psicométricas (estas pruebas se suelen utilizar para valorar la capacidad de cuidado en procesos de adopción).
Otra característica que tenemos en cuenta es si éstán formadas en primeros auxilios o prevención de accidentes. En caso contrario, ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de formar a la niñera seleccionada aplicándole un descuento sobre la tarifa vigente del curso.
Una niñera cualificada se dedica a supervisar, jugar, cuidar, estimular, acompañar y atender a los niños, priorizando su seguridad y siguiendo las indicaciones de sus padres.
Las funciones propias de una niñera son aquellas que tienen que ver con las necesidades físicas, sociales y emocionales de los niños de una manera integral. Una niñera profesional no se ocupa de las labores habituales del hogar, salvo de aquellas que tienen que ver con el cuidado del niño, priorizando que tu hijo reciba la máxima atención y cuidado cuando tu no estás.

Cuidadoras infantiles

Son niñeras que aunque no tienen porqué poseer formación específica sí poseen experiencia en el cuidado infantil, y no sólo se ocupan del cuidado de los niños, sino que también pueden realizar labores del hogar. Estas niñeras pasan por el mismo proceso de selección que las niñeras profesionales y también cuentan con la posibilidad de realizar un curso en Prevención de accidentes y Primeros Auxilios.

Niñeras Bilingües (Inglés, Frances, Alemán, Ruso)

Los últimos estudios científicos presentados en el congreso anual de la Sociedad Americana de Neurociencia, realizados sobre el aprendizaje de una segunda lengua en la infancia prueban que este “entrenamiento lingüístico” debe comenzar en los primeros años de la infancia, coincidiendo con determinadas fases del desarrollo cerebral. Cuanto antes comience un niño a aprender otra lengua mejor podrá asumirla como propia y llegar a ser realmente bilingüe. Estos estudios también prueban que la tardanza en el comienzo de este aprendizaje, junto a que el aprendizaje se realice en un entorno educativo reglado fuera del entorno natural, dificultan que el niño adquiera un dominio completo de la lengua.
La mejor manera de facilitar el aprendizaje de tu hijo de un segundo idioma es que la persona que le cuida pueda comunicarse con él haciendo uso de esa lengua. Buscaremos una persona que además de las aptitudes que exigimos a nuestras niñeras y cuidadoras, sea bilingüe o tenga un buen nivel en el idioma contratado.

Niñeras para niños con necesidades especiales

En el caso de que tu hijo requiera cuidados especiales es prioritario que la persona que se ocupa de su cuidado posea unos conocimientos específicos para atender sus necesidades. Los perfiles más habituales son los de fisioterapeuta, psicóloga, enfermera, maestra de educación especial o terapeuta ocupacional.
Buscaremos a la persona que pueda atender a su hijo de forma personalizada y especializada.

Niñeras de acompañamiento maternal

Una Niñera de acompañamiento maternal es aquella que ayuda a la madre en todos aquellos aspectos que tienen que ver con el cuidado del recién nacido. Este servicio suele ser solicitado por mamás de bebés prematuros, madres primerizas o con embarazos múltiples o quienes ya tienen otros hijos y necesitan apoyo extra. Para esto contamos con Doulas, Técnicos en enfermería y Enfermeras Universitarias que han trabajado en servicios de maternidad y neonatología y con Educadoras Infantiles que dentro de su experiencia curricular han tenido trabajos relacionados con el cuidado de la madre y del recién nacido después del parto y están preparadas por lo tanto para el cuidado y la educación de los niños desde el nacimiento hasta los 6 años y más.